Derechos de los adolescentes

Share Button
Artículo 94. Derecho a la protección en el trabajo. 
Todos los niños, niñas y adolescentes trabajadores y trabajadoras tienen derecho 
a estar protegidos o protegidas por el Estado, las familias y la sociedad, en 
especial contra la explotación económica y el desempeño de cualquier trabajo que 
pueda entorpecer su educación, sea peligroso o nocivo para su salud o para su 
desarrollo integral. 
Parágrafo Único. El Estado, a través del ministerio del poder popular con 
competencia en materia de protección integral de niños, niñas y adolescentes, 
dará prioridad a la inspección del cumplimiento de las normas relativas a la edad 
mínima, las autorizaciones para trabajar y la supervisión del trabajo de los y las 
adolescentes. 
Artículo 95. Armonía entre trabajo y educación. 
El trabajo de los y las adolescentes debe armonizarse con el disfrute efectivo de 
su derecho a la educación. 
El Estado, las familias, la sociedad, los patronos y patronas deben velar para que 
los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras completen la 
educación obligatoria y tengan acceso efectivo a la continuidad de su educación. 
Artículo 96. Edad mínima. 
Se fija en todo el territorio de la República la edad de catorce años como edad 
mínima para el trabajo. El Poder Ejecutivo podrá fijar, mediante decreto, edades 
mínimas por encima del límite señalado, para trabajos peligrosos o nocivos. 
Parágrafo Primero. Las personas que hayan alcanzado la edad mínima y tengan 
menos de dieciocho años de edad, no podrán ejercer ningún tipo de trabajo que 
esté expresamente prohibido por la ley. 25  
Parágrafo Segundo. En los casos de infracción a la edad mínima para trabajar, 
los niños, niñas y adolescentes disfrutarán de todos los derechos, beneficios y 
remuneraciones que les corresponden, con ocasión de la relación de trabajo 
Parágrafo Tercero. El Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes 
podrá autorizar, en determinadas circunstancias debidamente justificadas, el 
trabajo de adolescentes por debajo de la edad mínima, siempre que la actividad a 
realizar no menoscabe su derecho a la educación, sea peligrosa o nociva para su 
salud o desarrollo integral o se encuentre expresamente prohibida por ley. 
Parágrafo Cuarto. En todos los casos, antes de conceder autorización, el o la 
adolescente deberá someterse a un examen médico integral, que acredite su 
salud y su capacidad física y mental para el desempeño de las labores que deberá 
realizar. Asimismo, debe oírse la opinión del o de la adolescente y, cuando sea 
posible, la de su padre, madre, representantes o responsables. 
Parágrafo Quinto. El Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, de 
manera excepcional podrá autorizar el trabajo de niños y niñas, para realizar 
actividades artísticas, conforme el procedimiento previsto en esta Ley y 
observando las limitaciones a que se refieren los parágrafos tercero y cuarto del 
presente artículo. 
Artículo 97. Protección especial. Los niños y niñas que realicen alguna 
actividad laboral, serán amparados mediante medidas de protección. 
En ningún caso estas medidas pueden implicar perjuicios adicionales de los 
derivados del trabajo y deben garantizar al niño o niña su sustento diario. 
Artículo 98. Registro de adolescentes trabajadores y trabajadoras. 
Para trabajar, todos los y las adolescentes deben inscribirse en el Registro de 
Adolescentes Trabajadores y Trabajadoras, que llevará, a tal efecto, el Consejo de 
Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. 
Parágrafo Primero. Este Registro contendrá: 
a) Nombre del o de la adolescente. 
b) Fecha de nacimiento. 
c) Lugar de habitación. 
d) Nombre de su padre, madre, representante o responsable. 
e) Escuela, grado de escolaridad y horario escolar del o de la adolescente. 
f) Lugar, tipo y horario de trabajo. 
g) Fecha de ingreso. 
h) Indicación del patrono o patrona, si es el caso. 
i) Autorización, si fuere el caso 
j) Fecha de ingreso al trabajo. 
k) Examen médico. 
l) Cualquier otro dato que el consejo de protección de niños, niñas y 
adolescentes o el ministerio del poder popular con competencia en materia 
de protección integral de niños; niñas y adolescentes, considere necesario 26  
para la protección del adolescente trabajador o de la adolescente 
trabajadora, en el ámbito de su competencia. 
Parágrafo Segundo. Los datos de este Registro serán enviados, mensualmente, 
al ministerio del poder popular con competencia en la materia, a efectos de la 
inspección y supervisión del trabajo. 
Artículo 99. Credencial de trabajador o trabajadora. 
La inscripción en el Registro de Adolescentes Trabajadores y Trabajadoras da 
derecho a una credencial que identifique al adolescente como trabajador o 
trabajadora, con vigencia de un año y el cual contendrá: 
a) Nombre del o de la adolescente 
b) Foto del o de la adolescente. 
c) Fecha de nacimiento. 
d) Lugar de habitación. 
e) Escuela, grado de escolaridad y horario escolar. 
f) Nombre del padre, de la madre, representante o responsable. 
g) Lugar, tipo y horario de trabajo. 
h) Fecha de ingreso al trabajo. 
i) Fecha de vencimiento de la credencial. 
Artículo 100. Capacidad laboral. 
Se reconoce a los y las adolescentes, a partir de los catorce años de edad, el 
derecho a celebrar válidamente actos, contratos y convenciones colectivas 
relacionados con su actividad laboral y económica; así como, para ejercer las 
respectivas acciones para la defensa de sus derechos e intereses, inclusive, el 
derecho de huelga, ante las autoridades administrativas y judiciales competentes. 
Artículo 101. Derecho a la sindicalización. 
Los y las adolescentes gozan de libertad sindical y tienen derecho a constituir 
libremente las organizaciones sindicales que estimen convenientes, así como, de 
afiliarse a ellas, de conformidad con la ley y con los límites derivados del ejercicio 
de las facultades legales que corresponden a su padre, madre, representantes o 
responsables. 
Artículo 102. Jornada de trabajo. 
La jornada de trabajo de los y las adolescentes no podrá exceder de seis horas 
diarias y deberá dividirse en dos períodos, ninguno de los cuales será mayor de 
cuatro horas. Entre esos dos períodos, los y las adolescentes disfrutarán de un 
descanso de una hora. El trabajo semanal no podrá exceder de treinta horas. 
Se prohíbe el trabajo de adolescentes en horas extraordinarias. 
Artículo 103. Derecho de huelga. 
Los y las adolescentes tienen derecho de huelga, el cual ejercerán de conformidad 
con la ley y con los límites derivados del ejercicio de las facultades legales que 
corresponden a su padre, madre, representantes o responsables. 27  
Artículo 104. Derecho de vacaciones. 
Los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras tienen derecho a 
disfrutar de un período de veintidós días hábiles de vacaciones remuneradas. 
Todos los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras deberán 
disfrutar, efectivamente, del período de vacaciones. En consecuencia, el disfrute 
de las mismas debe realizarse en la oportunidad que corresponda y se prohíbe 
posponer su disfrute o su acumulación. 
Artículo 105. Examen médico anual. 
Los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras deben someterse a 
un examen médico integral cada año, con el objeto de identificar los posibles 
efectos del trabajo sobre su salud. 
Parágrafo Primero. El patrono o patrona debe velar porque el o la adolescente se 
someta a este examen oportunamente y, a tal efecto, debe concederle las 
facilidades necesarias. El patrono o patrona está en la obligación de denunciar, 
ante los Consejos de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, los casos en que 
los adolescentes trabajadores o las adolescentes trabajadoras a su servicio no 
puedan someterse a estos exámenes, por causas injustificadas imputables a los 
servicios o centros de salud. 
Parágrafo Segundo. Los adolescentes trabajadores y las adolescentes 
trabajadoras no dependientes, deben someterse a un examen médico integral 
anual, en servicio o centro de salud público, de forma totalmente gratuita. 
Artículo 106. Presunción de relación de trabajo. 
Se presume, hasta prueba en contrario, la existencia de una relación de trabajo 
entre el o la adolescente y quien se beneficie directamente de su trabajo o 
servicios. 
Artículo 107. Forma de los contratos de trabajo. 
Los contratos de trabajo de los y las adolescentes se harán por escrito sin 
perjuicio de que pueda demostrarse su existencia mediante otras pruebas. 
Cuando esté probada la relación de trabajo y no exista contrato escrito, se 
presume ciertas todas las afirmaciones realizadas por los y las adolescentes, 
sobre el contenido del mismo, hasta prueba en contrario. 
Artículo 108. Información contenida en libros obligatorios. 
Se presume ciertas, hasta prueba en contrario, las afirmaciones y los alegatos que 
realicen los y las adolescentes sobre la información que deben contener los libros 
y registros que, de conformidad con la legislación del trabajo, debe llevar el 
patrono o patrona. 28  
Artículo 109. Garantía de protección en las contratistas. 
Las personas naturales o jurídicas que se beneficien de las obras y servicios 
ejecutados por contratistas, deben garantizar que los y las adolescentes que 
trabajen para éstas, se encuentren inscritos o inscritas en el Registro de 
Trabajadores y Trabajadoras correspondiente, y gocen de la protección, derechos 
y beneficios establecidos en la ley. 
Artículo 110. Seguridad social. 
Los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras tienen derecho a 
ser inscritos o inscritas obligatoriamente en el Sistema de Seguridad Social y 
gozarán de todos los beneficios, prestaciones económicas y servicios de salud 
que brinda el sistema, en las mismas condiciones previstas para los mayores de 
dieciocho años de edad, de conformidad con la legislación especial en la materia. 
Artículo 111. Inscripción en el Sistema de Seguridad Social. 
Los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras podrán inscribirse, 
por si mismos, en el Sistema de Seguridad Social. 
Parágrafo Primero. Los patronos y patronas deben inscribir al adolescente 
trabajador o la adolescente trabajadora a su servicio en el Sistema de Seguridad 
Social, inmediatamente después de su ingreso al empleo. El que omita la 
inscripción del adolescente trabajador o la adolescente trabajadora en el Sistema 
de Seguridad Social, será responsable por el pago de todas las prestaciones y 
servicios de los cuales el adolescente trabajador o la adolescente trabajadora 
habría sido beneficiario, si se hubiese inscrito o inscrita oportunamente, sin 
menoscabo de los posibles daños y perjuicios a que hubiere lugar. 
Parágrafo Segundo. El Estado brindará facilidades para que los adolescentes 
trabajadores y las adolescentes trabajadoras no dependientes puedan inscribirse y 
beneficiarse del Sistema de Seguridad Social. Las contribuciones de estos 
adolescentes trabajadores y adolescentes trabajadoras deberán ajustarse a sus 
ingresos y nunca podrán ser mayores a las que se fijan para los trabajadores y las 
trabajadoras dependientes. 
Artículo 112. Trabajo rural. 
El trabajo rural realizado por adolescentes, con la anuencia del patrono o patrona, 
les otorga el carácter de trabajadores y trabajadoras rurales, inclusive si este 
trabajo se realiza junto a su familia, independientemente de la denominación que 
se le atribuya. 
Los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras rurales tienen 
derecho a percibir el salario mínimo fijado de conformidad con la ley y que, en 
ningún caso, su remuneración sea inferior a la que recibe un trabajador o una 
trabajadora mayor de dieciocho años, por la misma labor. 29  
Artículo 113. Trabajo doméstico. 
Los adolescentes trabajadores y las adolescentes trabajadoras que presten 
servicios en labores domésticas deben disfrutar de un descanso no menor de dos 
horas, durante su jornada de trabajo, sin menoscabo del período de descanso 
continuo previsto en la legislación del trabajo. 
Artículo 114. Prescripción de las acciones. 
Las acciones de los niños, niñas y adolescentes provenientes de la relación de 
trabajo, o para reclamar la indemnización por accidente o enfermedad 
profesionales prescriben a los cinco años contados, respectivamente, a partir de la 
terminación de la relación de trabajo o a partir de la fecha del accidente o de la 
constatación de la enfermedad. 
Artículo 115. Competencia judicial. 
Corresponde a los Tribunales de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes el 
ejercicio de la jurisdicción para la resolución de los asuntos contenciosos del 
trabajo de niños, niñas y adolescentes, que no correspondan a la conciliación ni al 
arbitraje. 
Para tramitar y decidir los asuntos contenciosos del trabajo de niños y 
adolescentes se seguirá el procedimiento ordinario previsto en esta Ley. Se 
aplicarán supletoriamente las normas previstas en la Ley Orgánica Procesal del 
Trabajo. 
Artículo 116. Aplicación preferente. 
En materia de trabajo de niños, niñas y adolescentes se aplicarán con preferencia 
las disposiciones de este título a la legislación ordinaria del trabajo. 
TÍTULO III 
SISTEMA RECTOR NACIONAL PARA LA PROTECCIÓN 
INTEGRAL DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES 
Capítulo I Disposiciones 
Generales 
Artículo 117. Definición, objetivos y funcionamiento del Sistema Rector 
Nacional de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes. 
El Sistema Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y 
Adolescentes es el conjunto de órganos, entidades y servicios que formulan, 
coordinan, integran, orientan, supervisan, evalúan y controlan las políticas, 
programas y acciones de interés público a nivel nacional, estadal y municipal, 
destinadas a la protección y atención de todos los niños, niñas y adolescentes, y 
establecen los medios a través de los cuales se asegura el goce efectivo de los 
derechos y garantías y el cumplimiento de los deberes establecidos en esta Ley. 
Este Sistema funciona a través de un conjunto articulado de acciones 
intersectoriales de servicio público desarrolladas por órganos y entes del Estado y 
por la sociedad organizada. 30  
Artículo 118. Medios. 
Para el logro de sus objetivos, el Sistema Rector Nacional para la Protección 
Integral de Niños, Niñas y Adolescentes cuenta con los siguientes medios: 
a) Políticas y programas de protección y atención. 
b) Medidas de protección. 
c) Órganos administrativos y judiciales de protección. 
d) Entidades y servicios de atención. 
e) Sanciones. 
f) Procedimientos. 
g) Acción judicial de protección. 
h) Recursos económicos. 
El Estado y la sociedad tienen la obligación compartida de garantizar la 
formulación, ejecución y control de estos medios y es un derecho de niños, niñas y 
adolescentes exigir el cumplimiento de esta garantía. 
Artículo 119. Integrantes. 
El Sistema Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y 
Adolescentes, está integrado por: 
a) Ministerio del poder popular con competencia en materia de protección 
integral de niños, niñas y adolescentes. 
b) Consejos de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y Consejos de 
Protección de Niños, Niñas y Adolescentes. 
c) Tribunales de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes y Sala de 
Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia. 
d) Ministerio Público 
e) Defensoría del Pueblo. 
f) Servicio Autónomo de la Defensa Pública. 
g) Entidades de Atención. 
h) Defensorías de Niños, Niñas y Adolescentes 
i) Los consejos comunales y demás formas de organización popular 
Capítulo II 
Políticas, Programas y Proyectos de Protección 
Integral de Niños, Niñas y Adolescentes 
Sección Primera 
Políticas 
Artículo 120. Definición y contenido. 
La política de protección y atención a niños, niñas y adolescentes es el conjunto 
de orientaciones y directrices, de carácter público, dictadas por los órganos 
competentes, a fin de guiar las acciones dirigidas a asegurar los derechos y 
garantías consagrados en esta Ley. 
Esta política debe fijar las orientaciones y directrices en materias tales como 
asistencia, comunicación, integración, coordinación, promoción, evaluación, 
control, estímulo y financiamiento. 31  
Artículo 121. Responsabilidad. 
El Estado y la sociedad son responsables por la formulación; ejecución y control 
de las políticas de protección de niños, niñas y adolescentes, de conformidad con 
esta Ley. 
Artículo 122. Obligatoriedad. 
Las políticas adoptadas conforme a esta Ley tienen carácter vinculante para todos 
los integrantes del Sistema Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, 
Niñas y Adolescentes, dentro de su respectivo ámbito de competencia 
Artículo 123. Definición. 
Sección Segunda 
Programas 
El programa o proyecto es el plan desarrollado por personas naturales, jurídicas o 
entidades de atención, con el objeto de proteger, atender, capacitar, fortalecer los 
vínculos familiares, lograr la inserción social, entre otros, dirigidos a garantizar los 
derechos de los niños, niñas y adolescentes. 
Artículo 124. Tipos. 
Con el objeto de desarrollar políticas y permitir la ejecución de las medidas se 
establecen, con carácter indicativo, los siguientes programas: 
a) De asistencia: para satisfacer las necesidades de los niños, niñas, 
adolescentes y sus familias, que se encuentren en situación de pobreza o 
afectados por desastres naturales y calamidades. 
b) De apoyo u orientación: para estimular la integración del niño, niña y 
adolescente en el seno de su familia y de la sociedad, así como guiar el 
desarrollo armónico de las relaciones entre los miembros de la familia. 
c) De colocación familiar: para organizar la colocación de niños, niñas y 
adolescentes en familias sustitutas mediante un proceso de selección, 
capacitación y apoyo a quienes se dispongan a incorporarse en el 
programa. 
d) De rehabilitación y prevención: para atender a los niños, niñas y 
adolescentes que sean objeto de torturas, maltratos, explotación, abuso, 
discriminación, crueldad, negligencia u opresión; tengan necesidades 
especiales tales como discapacitados o discapacitadas y superdotados o 
superdotados; sean consumidores de sustancias alcohólicas, 
estupefacientes o psicotrópicas; padezcan de enfermedades infecto- 
contagiosas; tengan embarazo precoz; así como para evitar la aparición de 
estas situaciones. 
e) De identificación: para atender las necesidades de inscripción de los niños, 
niñas y adolescentes en el Registro del Estado Civil y de obtener sus 
documentos de identidad. 
f) De formación, adiestramiento y capacitación: para satisfacer las 
necesidades de capacitación de las personas que se dediquen a la atención 
de niños, niñas y adolescentes; así como las necesidades de 
adiestramiento y formación de los niños, niñas o adolescentes, su padre, 
madre, representantes o responsables. 32  
g) De localización: para atender las necesidades de los niños, niñas y 
adolescentes de localizar a su padre, madre, familiares, representantes o 
responsables; que se encuentren extraviados, desaparecidos o hayan sido 
de alguna forma separados o separadas del seno de su familia o de la 
entidad de atención en la que se encuentran, o les hayan violado su 
derecho a la identidad. 
h) De abrigo: para atender a los niños, niñas y adolescentes que lo necesiten, 
de acuerdo a lo previsto en el artículo 127 de esta ley. 
i) Comunicacionales: para garantizar la oferta suficiente de información, 
mensajes y programas dirigidos a niños, niñas y adolescentes divulgados 
por cualquier medio comunicacional o a través de redes y a que esta oferta 
contribuya al goce efectivo de los derechos a la educación, salud, 
recreación, participación, información y a un entorno sano de todos los 
niños, niñas y adolescentes, estimulando su desarrollo integral. 
j) Socio-educativos: para la ejecución de las sanciones impuestas a los y las 
adolescentes por infracción a la ley penal. 
k) Promoción y defensa: para permitir que los niños, niñas y adolescentes 
conozcan sus derechos y los medios para defenderlos. 
l) Culturales: para la preparación artística, respeto y difusión de los valores 
autóctonos y de la cultura universal. 
Capítulo III Medidas de 
Protección 
Artículo 125 Definición. 
Las medidas de protección son aquellas que impone la autoridad competente 
cuando se produce en perjuicio de uno o varios niños, niñas o adolescentes 
individualmente considerados, la amenaza o violación de sus derechos o 
garantías, con el objeto de preservarlos o restituirlos. 
La amenaza o violación a que se refiere este artículo puede provenir de la acción 
u omisión del Estado, la sociedad, los particulares, el padre, la madre, 
representantes, responsables o de la propia conducta del niño, niña o del 
adolescente. 
Artículo 126. Tipos. 
Una vez comprobada la amenaza o violación a que se refiere el artículo anterior, la 
autoridad competente puede aplicar las siguientes medidas de protección: 
a) Inclusión del niño, niña o adolescente y su familia, en forma conjunta o 
separada, según el caso, en uno o varios de los programas a que se refiere 
el Artículo 124 de esta Ley. 
b) Orden de matrícula obligatoria o permanencia, según sea el caso, en 
escuelas, planteles o institutos de educación. 
c) Cuidado en el propio hogar del niño, niña o adolescente, orientando y 
apoyando al padre, a la madre, representantes o responsables en el 
cumplimiento de sus obligaciones, conjuntamente con el seguimiento 
temporal de la familia y del niño, niña o adolescente, a través de un 
programa. 33  
d) Declaración del padre, de la madre, representantes o responsables, según 
sea el caso, reconociendo responsabilidad en relación al niño, niña o 
adolescente. 
e) Orden de tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico, ambulatorio o en 
régimen de internación en centro de salud, al niño, niña o al adolescente 
que así lo requiera o a su padre, madre, representantes o responsables, en 
forma individual o conjunta, según sea el caso. 
f) Intimación al padre, a la madre, representantes, responsables o 
funcionarios y funcionarias de identificación a objeto de que procesen y 
regularicen, con estipulación de un plazo para ello, la falta de presentación 
e inscripción ante el Registro del Estado Civil o las ausencias o deficiencias 
que presenten los documentos de identidad de niños, niñas y adolescentes, 
según sea el caso. 
g) Separación de la persona que maltrate a un niño, niña o adolescente de su 
entorno. 
h) Abrigo. 
i) Colocación familiar o en entidad de atención 
j) Adopción. 
Se podrá aplicar otras medidas de protección si la particular naturaleza de la 
situación la hace idónea a la preservación o restitución del derecho, dentro de 
los límites de competencia del Consejo de Protección de Niños, Niñas y 
Adolescentes que las imponga. 
Artículo 127 Abrigo. 
El abrigo es una medida provisional y excepcional, dictada en sede administrativa 
por el Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, que se ejecuta en 
familia sustituta o en entidad de atención, como forma de transición a otra medida 
administrativa de protección o a una decisión judicial de colocación familiar o en 
entidad de atención o de adopción, siempre que no sea posible el reintegro del 
niño, niña o adolescente a la familia de origen. 
Si en el plazo máximo de treinta días no se hubiere podido resolver el caso por la 
vía administrativa, el Consejo de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes debe 
dar aviso al juez o jueza competente, a objeto de que dictamine lo conducente. 
Artículo 128 Colocación familiar o en entidad de atención. 
La colocación es una medida de carácter temporal dictada por el juez o jueza y 
que se ejecuta en familia sustituta o en entidad de atención. 
Artículo 129 Órgano competente. 
Las medidas de protección son impuestas en sede administrativa por el Consejo 
de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes, salvo las señaladas en los literales 
i) y j) del artículo 126 de esta Ley, que son impuestas por el juez o jueza. 
Artículo 130 Aplicación. 
Las medidas de protección pueden ser impuestas aislada o conjuntamente, en 
forma simultánea o sucesiva. 34  
En la aplicación de las medidas se debe preferir las pedagógicas y las que 
fomentan los vínculos con la familia de origen y con la comunidad a la cual 
pertenece el niño, niña o adolescente. 
La imposición de una o varias de las medidas de protección no excluye la 
posibilidad de aplicar, en el mismo caso y en forma concurrente, las sanciones 
contempladas en esta Ley, cuando la violación de los derechos de los niños, niñas 
y adolescentes implique infracciones de carácter civil, administrativo o penal. 
Artículo 131. Modificación y revisión. 
Las medidas de protección, excepto la adopción, pueden ser sustituidas, 
modificadas o revocadas, en cualquier momento, por la autoridad que las impuso, 
cuando las circunstancias que las causaron varíen o cesen. 
Estas medidas deben ser revisadas, por lo menos cada seis meses a partir del 
momento en que son dictadas, para evaluar si las circunstancias que las 
originaron se mantienen, han variado o cesado, con el fin de ratificarlas, 
sustituirlas, complementarlas o revocarlas, según sea el caso. 
Artículo 132. Informe de la entidad de atención. 
Siempre que la medida de protección impuesta al niño, niña o adolescente se 
ejecute en una entidad de atención, el órgano competente, a los efectos del 
Artículo anterior, debe tomar en cuenta el informe previsto en el literal d) del 
artículo 184 de esta Ley 
Capítulo IV 
Órganos Administrativos de Protección Integral 
Sección Primera 
Disposiciones Generales 
Artículo 133. Del Órgano Rector. 
El ministerio del poder popular con competencia en materia de protección integral 
de niños, niñas y adolescentes es el órgano rector del Sistema Rector Nacional 
para la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, siendo sus 
atribuciones las siguientes: 
a) Definir las políticas del Sistema Rector Nacional para la Protección Integral 
de Niños, Niñas y Adolescentes. 
b) Aprobar el Plan Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y 
Adolescentes. 
c) Aprobar los lineamientos y directrices generales, de carácter imperativo y 
obligatorio cumplimiento, del Sistema Rector Nacional para la Protección 
Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, presentadas a su consideración 
por el Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. 
d) Efectuar el seguimiento y la evaluación de las políticas, planes y programas 
en materia de protección integral de niños, niñas y adolescentes. 
e) Revisar y proponer las modificaciones a la normativa legal aplicable, a los 
fines de garantizar la operatividad del Sistema Rector Nacional para la 
Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes. 35  
f) Establecer y desarrollar formas de interacción y coordinación conjunta entre 
entes públicos, privados y comunitarios, a los fines de garantizar la 
integralidad de las políticas y planes del Sistema. 
g) Garantizar el cumplimiento de las competencias y obligaciones del Sistema 
Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes 
en las materias de su competencia, así como las de los entes u organismos 
bajo su adscripción. 
h) Ejercer los mecanismos de Tutela que se deriven de la ejecución de la 
administración y gestión de los entes u organismos bajo su adscripción. 
i) Requerir del C onsejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y 
Adolescentes la información administrativa y financiera de su gestión. 
j) Elaborar el Reglamento de la presente Ley. 
k) Las demás establecidas en la ley y por el Ejecutivo Nacional. 
Artículo 134 El Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y 
Adolescentes. 
El Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes es un instituto 
autónomo con personalidad jurídica y patrimonio propio, adscrito al ministerio del 
poder popular con competencia en materia de protección integral de niños, niñas y 
adolescentes, el cual tiene como finalidad garantizar los derechos colectivos y 
difusos de los niños, niñas y adolescentes. Como ente de gestión del Sistema 
Rector Nacional para la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes ejerce 
funciones deliberativas, contraloras y consultivas. Las decisiones adoptadas por el 
Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes son actos 
administrativos que agotan la vía administrativa. Sus actos administrativos de 
efectos generales deberán ser divulgados en un medio oficial de publicación. 
El Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, tendrá como 
domicilio la ciudad de Caracas y en los estados tendrá Direcciones Regionales. El 
Reglamento Interno determinará las competencias de estas Direcciones. 
Artículo 135. Principios. 
En el ejercicio de sus funciones el Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas 
y Adolescentes debe observar los siguientes principios: 
a) Corresponsabilidad del Estado y de la sociedad en la defensa de los 
derechos de niños, niñas y adolescentes. 
b) Respeto y promoción de la interrelación administrativa entre los estados y 
los municipios, en lo relativo a la protección de niños, niñas y adolescentes. 
c) Fortalecimiento equilibrado de los consejos comunales, en materia de 
protección de niños, niñas y adolescentes. 
d) Acción coordinada del Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y 
Adolescentes con los demás integrantes del Sistema Rector Nacional para 
la Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes. 
e) Uniformidad en la formulación de la normativa. 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *